lunes, 14 de octubre de 2019

03 - Particiones Windows 10 - BIOS/UEFI

Se puede realizar una instalación de Windows en modo legacy  BIOS para que sea compatible con el viejo particionado MBR o en modo UEFI para utilizar el nuevo particionado GPT. La instalación por defecto en el caso de que no haya particiones creadas (disco limpio), crea un esquema de particiones diferente en cada caso.


Veamos diferencias entre ambos modos a la hora de instalar Windows 10 Edu 1904 en un disco de 60GB y dejando que el SO decida por defecto. Los resultados los muestro con Gparted que tira información más detallada.

BIOS




Se crean dos particiones


Partición Reservada para el sistema de 579MB y Partición para el SO/Datos con todo el espacio restante. Ambas tienen formato ntfs


¿Para que sirve la reservada en MBR?


Contiene los ficheros de arranque de Windows (bootmgr, \Boot, etc.). A partir de W7 se pensó que era buena idea crear una partición extra para el arranque. La razón principal fue por necesidades de Bitlocker una herramienta nativa de cifrado de Windows.


¿Se puede prescindir de esta partición?


Antes de instalar el SO y si no se tiene pensado usar Bitlocker es posible evitar su creación. Después de instalar el SO se puede pero no es muy recomendable


¿Cómo evitar la creación de la reservada durante la instalación?


Desde el propio gestor gráfico de particiones, elimina (si existen) todas las particiones. Crea una nueva partición. Te saldrá el mensaje y se creará la partición reservada junto a la principal.





Sólo hay que eliminar la principal y extender la partición reservada para que ocupe el espacio que se desee. Al finalizar la instalación del SO podrás comprobar la existencia de una partición que contendrá los ficheros de arranque y el resto de ficheros del sistema.


UEFI




Si vamos a instalar Windows en modo UEFI, el SO debe ser de 64 bits, la unidad de disco que alberga la partición de Windows tiene que tener formato GPT. Si hay otras unidades de disco pueden tener formato MBR o GPT.


Se crean cuatro particiones
  • Recuperación (529MB - ntfs): Contiene herramientas del entorno de recuperación.
  • Sistema EFI (100MB - fat32): Aloja el cargador. El SO administra esta partición y arranca desde ella. No debe contener nada más.
  • Reservada de Microsoft (16MB - formato desconocido). Se añade en unidades GPT para ayudar con la administración de particiones. No puede almacenar datos.
  • Básica (mínimo 20GB - ntfs). Contiene SO/Datos.

En UEFI no se puede evitar la creación de ninguna de las particiones como en el caso de MBR. Se puede eliminar la partición de recuperación pero no es recomendable. Para borrar una partición protegida y oculta del estilo de la reservada de 16 MB se hace desde diskpart con delete partition override

Separar SO y Datos


Independientemente del modo de instalación (BIOS o UEFI), en SO Windows o Linux, es muy recomendable separar la partición que alberga el SO/Datos en dos, una para el Sistema Operativo y otra para los datos de usuario.

La partición que alberga el SO suele ser la que más daños sufre debido a diversos problemas como ataques, apagones, corrupción de información, actualizaciones entre otros muchos. En una situación difícil, podríamos tener que reinstalar el SO desde el principio y si los datos están junto al SO es posible que los pongamos en riesgo o que tengamos que sacarlos antes de la instalación, con el trabajo que eso conlleva.

Si almacenamos los datos en una partición aparte, solo tendríamos que arreglar la partición del SO sin poner en peligro los datos, y sin trabajo innecesario. Si ademas, esa partición esta en un segundo disco, todavía tendríamos un mayor nivel de seguridad ya que aunque se rompiera definitivamente el disco del SO, el de los Datos podría conservarse intacto. 

Hoy en día con las unidades de estado sólido SSD, se hace casi obligatorio almacenar los datos fuera del SSD, que normalmente alberga el SO, porque además, estas unidades en muchas situaciones no permiten recuperar los datos tan fácilmente como los discos duros.

Como veremos en una entrada posterior, además de estas razones también se reduce el impacto de la fragmentación beneficiando al rendimiento del disco.

Instalaciones UEFI

En primer lugar volvemos a recordad que instalar el SO operativo en modo UEFI implica elegir esquema de particionado GPT. También es recomendable que el disco se encuentre limpio sin particiones antes de proceder (Shift + F10 y Diskpart pueden ayudar con esto)

Además el dispositivo de arranque desde donde vamos a instalar el sistema tiene que arrancar en modo UEFI. Si es un USB, hay que montar la iso de Windows 10 con alguna herramienta tipo Rufus en modo UEFI.



Si el SO no está certificado (firmado por Microsoft), habría que desactivar el arranque seguro en la UEFI porque la instalación fallaría a la hora de actualizar la configuración de arranque. Si el SO no esta preparado para instalación UEFI además habrá que seleccionar en la UEFI el modo CSM que permite arranques compatibles con BIOS y montar la iso con Rufus de la forma que corresponde.



Arranque seguro (Secure Boot)

Es un firmware propio de UEFI,  embebido en la máquina, que exige que el SO y sus drivers estén firmados digitalmente y que dicha firma concuerde con el firmware embebido.

Microsoft, con la excusa de evitar la carga de malware o aplicaciones no fiables,  lo implementa en la propia arquitectura del SO a partir de W8, obligando a que el SO y sus drivers estén firmados digitalmente. Además para que los equipos comercializados con W8 puedan tener la pegatina oficial tienen que implementar arranque seguro UEFI.

El arranque seguro debe ser posible desactivarlo ya que muchos sistemas operativos no lo implementan y por lo tanto no podrían instalarse. La mayoría de fabricantes permiten la posibilidad de desactivarlo en UEFI pero ya no es obligatorio y algunos no lo hacen generando malestar.

Actualmente gran parte de Linux 64 bit modernos ya entregan sus SO firmados para poder utilizar arranque seguro.



https://www.xataka.com/basics/que-secure-boot-uefi-como-puedes-desactivarlo

Ejercicio

Practica inicios de instalación de Windows en ambos modos para ver los distintos esquemas que se crean por defecto. Comprueba que BIOS permite prescindir de la reservada. Verifica que con UEFI se vuelven a generar reservada y EFI aunque las elimines, pero si se puede prescindir de la de recuperación. Aprende a separar partición de datos de la del sistema. No es necesario terminar la instalación, puedes empezarla, reiniciar la máquina y ver que particiones se han creado. Puedes usar particionado Gráfico o Diskpart (Shift + F10).